La alimentación en las diferentes etapas del sistema hormonal femenino

La alimentación en las diferentes etapas del sistema hormonal femenino

Durante el transcurso de la vida, las mujeres experimentan cambios y etapas fisiológicas que afectan su diario vivir y por ende, su estilo de vida y las necesidades energéticas y nutricionales. Particularmente los ciclos biológicos normales dentro del desarrollo del sistema hormonal femenino hacen que tengan un patrón de composición corporal, maduración sexual y crecimiento diferente a los varones, en especial en la adolescencia.

Bajo este escenario las necesidades nutricionales varían según la etapa de vida que esté viviendo la mujer. Por ejemplo requiere más hierro que los hombres y durante el periodo de gestación, muchos más aportes nutricionales y energía para ella y la formación del pequeño.

Cuando comienza el período de lactancia los requerimientos nutricionales deben ser incluso mayores que durante el embarazo, ya que es el único alimento y el mejor que pueda recibir el bebé en sus primeros meses. La alimentación para ella en esta etapa debe ser balanceada y adecuada, pues el estado nutricional de la mujer afectará directamente la composición de la leche con que alimenta al bebé.

Y qué decir en la madurez cuando la mujer se enfrenta a la menopausia, etapa que marca el inicio de la edad avanzada y donde las necesidades nutricionales vuelven a variar.

La alimentación en las diferentes etapas del sistema hormonal femenino

Cómo lograr el equilibrio del sistema hormonal femenino

Las hormonas son mensajeros químicos del organismo: permiten el control de la mayor parte de los procesos fisiológicos de la mujer, principalmente el metabolismo, el ciclo menstrual, el sistema inmune y la reproducción.

Si bien factores complicados como un síndrome premenstrual, desequilibrios hormonales, problemas óseos, regulación del estado del ánimo o la menopausia son procesos que no pueden modificarse, sí es posible ayudar a pasarlos a través de un plan de alimentación adecuada.

Para empezar expertos indican que hay un “cuarteto ideal” para calibrar las hormonas femeninas y mantenerlas controladas: la hidratación, la alimentación, el descanso y el ejercicio disciplinado.

La alimentación en la mujer

En las mujeres las hormonas fluctúan durante toda la vida y la alimentación puede ayudarte a sobrellevar estos cambios. La American College of Obstreticians and Gynecologists, ACOG, establece que la mujer requiere el consumo de verduras y frutas frescas, mucha agua y cereales integrales.

Durante el periodo menstrual

El incremento en los niveles de estrógeno produce desequilibrio hormonal. En estos ciclos es bueno que consumas hidratos de carbono que te darán más energía, ya sean cereales integrales, legumbres o avena. Te ayudarán a calmar la ansiedad y a tener saciedad. También es aconsejable que ingieras proteínas, verduras, frutas, fibra así como alimentos que contengan hierro. Restringe el alcohol, refrescos, azúcares y grasas.

Gestación y lactancia

Si estas en esta fase de la vida procura tener una alimentación basada en productos frescos de origen vegetal, como frutas, hortalizas, legumbres y cereales integrales, acompañados de carnes magras, huevos, lácteos, pescados. Bebe mucha agua.

La menopausia

En esta fase de la vida los estrógenos pueden bajar por baja actividad en los ovarios. Los vegetales, suplementos vitamínicos, la soja y mucha agua, pueden ayudarte a mantener el equilibrio del sistema hormonal femenino.