fbpx

Entrenadora personal, ¿qué puede aportar a tu vida?

Una entrenadora personal puede traer a tu vida valiosas herramientas y beneficios que pueden cambiar o mejorar tu condición física y tu salud en general.

Utilizo el término en femenino por mi condición de mujer, si bien, por supuesto puede ser un hombre, al final eres tú quien decide en qué profesional vas a confiar tu salud, independientemente de su género.

Entrenadora personal o coach personal

En lo que se refiere a mi forma de trabajo, digamos que yo he evolucionado de empezar como entrenadora personal hasta lo que soy ahora, me considero una coach de salud y de vida, ya que no solo tengo conocimiento y formación de ejercicio físico, sino que dispongo de amplia formación en nutrición, coaching, trastornos de la conducta alimentaria, ejercicio físico en patologías (diabetes, hipertensión, hernias, etc.) y mucho más.

Empecé como entrenadora personal pero a día de hoy, me considero una experta en mi campo dada mi experiencia y formación constante. Soy una devoradora de conocimiento en mi campo ya que me apasiona y considero que es un deber moral puesto que mis clientes ponen su salud en mis manos.

Cómo trabaja una entrenadora personal o debería trabajar

Para que elijas bien con quién quieres trabajar, te voy a dar cierta información para que lo tengas en cuenta a la hora de buscar un o una profesional de estas características, así no te engañarán, y te digo esto con conocimiento de causa ya que mi profesión está muy «prostituida» al no exigir la ley una formación oportuna, lo que se traduce a que una persona puede venderse como «entrenador personal» tras haber adquirido un curso en Groupon por 24€, te juro que lo he visto y me he llevado las manos a la cabeza, en fin…

Este profesional, lo primero que debe hacer es un estudio pormenorizado de tus características, valorar qué método utilizar en función de tus necesidades, características y particularidades. Al hablar de personalizado debemos ceñirlos al término.

Una vez realizado el estudio, te propondrá una rutina de trabajo y entrenamiento, en el caso de que sea online, procurará explicarte detalladamente en qué consiste cada ejercicio y en qué intensidad debes realizarlo. Yo nunca he sido muy partidaria del online si el cliente no tiene una experiencia previa, pero aún así, si es principiante, el profesional debe proporcionar los métodos para asegurarse de que los ejercicios se ejecutan correctamente, bien a través de vídeos o dibujos que lo especifiquen.

 

Entrenadora personal como apoyo motivacional

Entrenadora personal y cliente deben tener una relación estrecha de confianza profesional, es decir, no mientas al profesional porque no te está juzgando, solo busca lo mejor para ti. Si no has realizado las pautas que te ha mandado, díselo, encontrará la forma de motivarte o bien cambiará las pautas para que puedas llevarlas a cabo.

Además, aunque no tenga formación en nutrición, seguro que tienen unos conocimientos básicos, así que podrá darte ciertas recomendaciones para que complementes tu entrenamiento con una alimentación adecuada.

Lo ideal es que el profesional sea lo más completo posible, pero si no es así, no es problema, ya que hay muchos profesionales de la nutrición que podrán ayudarte en ese aspecto.

¿Cuándo puedo necesitar una entrenador personal?

Te preguntarás ¿cuándo puedo necesitar una personal trainer? Será de gran ayuda si tienes pocas nociones de cómo hacer rutinas o estás apenas introduciéndote en el mundo del entrenamiento físico. También es oportuno contratar sus servicios si ya has iniciado tu actividad física, pero quieres mejorar tu estado físico o recuperarlo, luego de haber suspendido entrenamientos por haber sufrido alguna lesión, problemas de salud u otro inconveniente.

Tanto para personas que se inician en el ejercicio físico y no saben por dónde empezar, como por aquellos que ya tienen experiencia previa e incluso deportistas profesionales, puede ser fundamental contar con un profesional de estas características, supondrá una guía que te hará avanzar más rápido en la consecución de tus objetivos.

¿Qué formación debe tener una entrenadora personal?

A ver, lo ideal es que estos profesionales sean licenciados en ciencias del deporte o actividades físicas, pero debo añadir que yo tengo esta carrera y no es específica para capacitarte como entrenador personal, sino que debe ser complementada con un máster, postgrado o curso de especialización.

También sucede lo mismo con el TAFAD (Técnico Superior de Animación Sociodeportiva o Acondicionamiento Físico), dan nociones generales de entrenamiento pero no específicas, por lo que si se encuentran con personas con patologías o con particularidades, lo ideal es que lo deriven a otros profesionales especializados.

A la hora de escoger, tal y como te comenté anteriormente, lo ideal sería localizar al profesional más completo, para que te pueda ayudar en todo a nivel global.

De ahí a que yo me denomine coach, ya que estoy formada en muchos ámbitos y puedo abordar los problemas que presentan mis clientes desde diferentes ángulos, ya que las mejoras del estado físico implican tener en cuenta factores nutricionales, físicos, fisiológicos, psicológicos, etc., que hagan exitoso el plan de entrenamiento.

Entrenadora personal: ¿qué puede aportar a tu vida?

¿Qué puede aportarte una entrenadora personal?

En resumen, estos son los puntos que puede aportarte y todos muy positivos y encaminados a tu bienestar.

  • Te diseñará un plan de entrenamiento que incluye los ejercicios que más te van a ayudar a cumplir tu objetivo principal que puede ser: bajar de peso, incrementar la eficiencia cardiovascular, tonificar el cuerpo, mejorar la forma física, entre muchos otros. Todo según tus condiciones físicas y de salud y de manera personalizada.
  • Te ayudará a evitar a toda costa riesgo de lesión al practicar los ejercicios gracias a su conocimiento en técnica y postura para practicarlos.
  • Indudablemente te ayudará a tener resultados más rápidos y a conseguir tus objetivos en menor tiempo.
  • Te ayudará a mantenerte optimista, animado y motivado para que no desistas de seguir el plan.
  • Al contar con una entrenadora personal, si es presencial, podrás tener asistencia permanente y directa mientras haces los ejercicios en las máquinas. Así podrás aprovechar mejor el tiempo. En el caso de que sea online, podrás consultarle tus dudas mientras realizas tus ejercicios.
  • Ajustará o cambiará los ejercicios y la metodología de trabajo según tu evolución. Con ello las sesiones serán dinámicas, variadas y divertidas, motivándote de manera permanente.
  • Te ayudará a volverte más disciplinado/a. Piensa que ahora también puedes hacerlo en línea y recibir la instrucción personalizada de manera virtual.
  • El coste/beneficio está equilibrado, pues la inversión te implicará mejores logros, cumplimiento de metas y ahorro de tiempo.

Ya lo sabes, ahora está de tu mano probar este servicio y además ser exigente y que no te engañen. Hoy en día puedes cotillear al profesional en sus redes sociales o su web, así sentirás si es la persona adecuada en la que vas a confiar. Espero haberte ayudado y animado para que te pongas en mano de alguna, ¡a por ello!