Comer mucho o comer poco: Maximiza tus resultados

Comer mucho o comer poco son los grandes errores de hoy en día y es la gran duda cuando se empieza a practicar ejercicio físico.

Normalmente nuestro cuerpo sufre muchos cambios cuando comienza a entrenar cualquier actividad física.

Los cambios pueden ser físicos o interno, pero en esta ocasión vamos a hablar de uno muy común que pasa a todas horas.

comer mucho o comer poco

Comer mucho o comer poco: señales que hay que evitar

Cuando comienzas a hacer ejercicios, especialmente alguno que represente una gran carga de tiempo (carreras, caminatas, bicicleta, etc.), nuestro cuerpo utiliza las reservas de energía para poder funcionar de manera adecuada, y aquí es donde se realiza el proceso para reducir grasa y por lo tanto, bajar de peso.

Pero, la alimentación es de vital importancia para que este proceso se produzca y lo que eliminemos sea la grasa y no el músculo, por lo que hay que saber tener un balance entre comidas.

Comer mucho y comer poco es uno de los más grandes errores de todo atleta amateur, ya que según sea su alimentación, podrá obtener los resultados que quiere… o no.

Por esta razón, siempre recomiendo que tu alimentación sea valorada por un experto en la materia, todos tenemos cierta idea de lo que supone alimentarse bien y podemos consultar internet, está al alcance de todo el mundo, pero, no todos los cuerpos son iguales, ni el tipo de ejercicio es el mismo, ni ciertas características que se deben tener en cuenta.

Comer mucho…

Cuando hay un desgaste físico, es decir, cuando haces ejercicio, tu cuerpo te empezará a pedir más comida, y este es un paso completamente normal.

Al hacer cualquier actividad física por más de 30 minutos tu cuerpo comienza a quemar los carbohidratos y las grasas que adquiriste con los alimentos. Cuando tú no estás acostumbrado a ello, el organismo tiende a pedir comida para recuperar esos niveles ‘Normales’, evitando que bajes tu índice de grasa corporal y hasta subiendo de peso.

Comer poco…

Pero, también existe un problema cuando se come poco. Cuando tu cuerpo no tiene la energía necesaria para subsistir, éste comienza a quemar grasas de manera rápida, pero este fenómeno se produce más dentro de los músculos.

Cuando comes poco y haces mucho ejercicio, es más fácil que entres al denominado ‘efecto rebote’, que no es más que la recuperación del cuerpo que ha entrado a un estado de anemia muy leve, pero importante. Bajarás las primeras semanas de peso, pero después todo será contraproducente.

Así no lograrás tus metas.

Es momento de que combatas el Comer Mucho o Comer poco.

Mejor consulta a un profesional y verás que todo resultará más fácil, con las estrategias nutricionales adecuadas lograrás tus objetivos.

Consulta más información sobre mi servicio de coaching nutricional.