6 técnicas para reducir el estrés y dormir mejor

¿Duermes lo suficiente?, ¿te sientes descansado/a por la mañana?, ¿te cuesta quedarte dormido/a? La mayoría de la gente no duerme adecuadamente, por eso es imprescindible aprender ciertas técnicas para reducir el estrés y así dormir mejor.

reducir el estrés

El descanso es algo fundamental en nuestras vidas, es nuestra base de recarga de baterías, si no estamos cargados adecuadamente, se producirán unos efectos negativos que darán lugar a otros y fastidiarán nuestro día y posiblemente también a los que nos rodean: no rendirás en el trabajo, te sentirás de mal humor, se reducirá tu paciencia notablemente, te dará por los atracones de alimentos poco saludables, etc.

Dormir es uno de los soportes importantes de salud y primordial para reducir el estrés

Puedes llevar una vida activa, alimentarte saludablemente y realizar ejercicio físico con habitualidad, pero esto no está completo sin un buen descanso, es primordial para que todas esas buenas acciones se consoliden.

Pero, ¿cómo puedo lograr dormir adecuadamente?

6 técnicas para reducir el estrés y dormir mejor

A continuación te voy a enumerar 6 técnicas que te ayudarán a conciliar el sueño:

  1. Evita los dispositivos electrónicos al menos 1 hora antes de acostarte: televisión, smartphone, ordenador, tablet, procura no utilizarlos unas horas antes de acostarte. La luz que emite estos dispositivos inhiben la producción de melatonina que es una hormona vital para relajarte y conciliar el sueño. Si no tienes más remedio que utilizar algún dispositivo, procura configurarlo en modo nocturno o escala de grises que reducirán la activación.
  2. Mantén la habitación a oscuras: apaga bien todas las luces, la pequeña luz de led activada en la televisión o en cualquier dispositivo, puede alterar tu sueño, así que cierra bien las persianas y apaga las pequeñas luces que puedan haber.
  3. Utiliza tu habitación solo para dormir, es decir, no lo utilices como despacho, a no ser que la disposición de tu vivienda no te permita otra cosa, pero si es posible, intenta que tu cuarto sea tu como tu santuario de relajación.
  4. Mantén la habitación en una temperatura entre 20 y 22 grados, esta temperatura hace que tu organismo entre en un estado de hibernación y te ayudará a descansar mejor, bien tapadito/a con una manta, entrarás antes en ese estado de letargo deseado.
  5. Haz ejercicio físico, el mejor método para reducir el estrés sin duda. Si puedes, mejor realízalo por la mañana, mediodía o primera hora de la tarde, aunque si no tienes otro horario y solo puedes hacerlo por noche, finaliza la sesión con unos minutos de vuelta a la calma o relajación, para reducir la adrenalina generada.
  6. Practica algún tipo de meditación, imprescindible para reducir el estrés. Nuestra vida diaria llena de estresores (trabajo, casa, familia, querer hacerlo todo en un día, las prisas, etc.), todo esto da lugar a que nuestro organismo genere cortisol y adrenalina que hace que tu cerebro no funcione como toca, reducirás tu atención y la retención de datos. Puedes practicar meditación nada más despertarte y antes de dormir. Busca aquel tipo de meditación que mejor se adapte a ti. Hay muchas formas de meditación, no solo la que te vendrá a la mente que seguro que es la del Buda, puedes meditar mientras lees un libro, puedes también concentrarte en la respiración y pensar en situaciones agradables (una playa, la montaña, etc.), en fin, solo tienes que probar algunas y quedarte con la que mejor te funcione.

Un buen descanso es esencial para reducir el estrés

Dormir adecuadamente te permitirá reducir el estrés y mantenerlo bajo control, además tus organismo estará descansado y recargado, rendirás mejor, tu cerebro funcionará mucho mejor, te sentirás con buen humor, más motivado/a y tanto tú como quienes te rodean lo sentiréis.

Recuerda que el descanso es fundamental para nuestra vida, tomátelo en serio, practica rituales de descanso, tómate una infusión calentita antes de acostarte o escucha una música relajante o un podcast de relajación, lee un libro, en fin, puedes hacer multitud de cosas (eso sí, que te lleven a un estado de tranquilidad), utiliza la técnica que más se adecúe a tus necesidades y características.

Si no sabes cuál puede ser la técnica adecuada para ti para reducir el estrés y dormir mejor, investiga, prueba algunas y quédate con la que funcione.

Espero que te sirvan estos consejos y los lleves a la práctica, ¡felices sueños!