6 claves para cumplir tus objetivos y tener buena salud

Hoy más que nunca, la sociedad está abriendo los ojos ante la importancia de mantener una buena salud, con el fin de mantener nuestro sistema inmunológico al cien por cien, además de sentirnos mejor a nivel general y poder disfrutar más y mejor de la vida.

Por eso, es necesario reconfigurar nuestros hábitos y transformarlos con el fin de llegar a cumplir tus objetivos, así derribarás barreras, romperás tus límites te sentirás orgulloso/a de ti mismo/a.

Aquí te van.

buena salud

6 puntos clave para cumplir tus objetivos y gozar de una buena salud

1. Cambia tu Estilo de vida:

En la sociedad actual lo queremos todo «ya» y esta mala costumbre hace que no se tomen los cambios con la paciencia y trabajo que necesitan para lograr convertirlos en parte de su vida.

Los cambios rápidos y drásticos tienen fecha de caducidad y muy difícilmente podrás mantenerlos, de ahí a que luego pierdas todos lo que has podido conseguir.

¿Qué hay que hacer? Pues los esencial y adecuado es adaptarlo lo máximo posibles a tus características y así, podrás mantener esos cambios en el tiempo.

Esto necesita su tiempo y no debe ser tomado como algo a corto plazo (lo que llega rápido se va igual o más rápido), debe ser algo progresivo y constante para poder adherirnos y que pase a formar parte de nuestras vidas.

RECUERDA: Todo lo que se consigue rápido, rápido se va, así de claro.

2. Realiza Ejercicio Físico y actividad física:

Pero, ¿no son lo mismo? No, no son lo mismo.

El Ejercicio Físico es una actividad programada, tiene un determinado volumen, intensidad, duración, etc., mientras que la Actividad Física es todo aquello que implique movimiento: bailar, una clase de zumba, limpiar la casa, caminar, etc. 

Ambas cosas son muy importantes, ya que si entrenas duro pero luego te pasas todo el día sentad@ no sirve de nada, al igual de si te mueves mucho pero no entrenas como toca, tampoco sirve.

3. Ritmos circadianos adecuados:

Esto implica muchos factores que son fundamentales para hacer que tu entorno hormonal sea el óptimo para una buena salud; por ejemplo, la exposición solar diaria hará que tengas un mejor descanso porque favorece los niveles de melatonina para conciliar mejor el sueño, fortalece tu sistema inmune, entre otras cosas. 

4. Reducción del estrés:

El estrés es la gran zancadilla que impide que tengamos buena salud, es un enemigo muy serio sobre todo si se convierte en algo crónico, ya que alterará el funcionamiento de tus hormonas, incrementando tus niveles de leptina y esto hace que tus niveles de hambre no se apaguen nunca, haciéndote más vulnerable a la hora de decidir los alimentos, cayendo más fácilmente en tentaciones.

Además, almacenarás más grasa visceral y abdominal y se podrán alterar tus niveles tiroideos como medio de adaptación del organismo a esta situación, ya que, en estado de estrés, el cuerpo trata de defenderse y bajarán los niveles de t3, almacenando más grasa y por lo tanto, cogiendo más peso.

Reducir el estrés es fundamental para mantener el funcionamiento global del organismo, tómatelo muy en serio.

5. Alimentación saludable y equilibrada:

No puede faltar, es esencial mantener una dieta saludable y equilibrada para tener buena salud, además de proporcionar a nuestro organismo todos los nutrientes que son necesarios para su correcto funcionamiento.

El gran problema de hoy en día en relación a la alimentación es que tenemos todo a mano y, al hilo del punto 1, ese afán de querer todo rápido hace que echemos mano de alimentos ultraprocesados poco o nada saludables, además de que por norma general, se ingieren más cantidades de las que se necesitan o se abusan de alimentos hiperpalatables.

Tenemos que ser conscientes de que la gasolina que le proporcionemos al cuerpo debe ser de la mejor calidad posible ya que, continuando con la metáfora, si le ponemos siempre gasolina de baja calidad, a la larga se corroerá el motor y los daños pueden ser irreversibles o desde luego, muy costosos de reparar.

Al igual que el ejercicio y la actividad física, la alimentación debe ajustarse a nuestro modo de vida, nuestras preferencias, posibles intolerancias o alergias, tiempo para cocinar, etc., cuanto más se ajuste, más fácil será lograr unos hábitos saludables y que se pueda mantener en el tiempo.

6. El descanso: buen nivelador hormonal. 

El descanso es un elemento muy importante para poder desempeñar con energía todo lo que son nuestras tareas diarias de manera eficiente y productiva, y por supuesto, para gozar de una buena salud.

Un buen descanso facilitará nuestra función cognitiva, estimulará nuestro estado de ánimo y generará un buen entorno hormonal, ¿esto que quiere decir? que nuestros niveles de cortisol aumentarán drásticamente debido al estrés como comentaba en el punto 4, produciéndose un círculo vicioso muy complejo, que acarrea seria consecuencias ya citadas.