3 preguntas que debes realizar a tu futuro entrenador personal

Si deseas contratar un entrenador personal para iniciarte en el ejercicio físico, mantener la forma física adquirida o por las razones que sean, es una sabia decisión. Por eso, para elegir a tu futuro entrenador personal y acertar, debes hacerle 3 preguntas básicas.

La mayoría de las personas que han probado los servicios de un entrenador personal, te dirán que es una muy buena opción, ya que este profesional te confeccionará tu plan de ejercicios individualizado, te guiará y te ayudará con la técnica adecuada para que aprendas cómo debes entrenar sin riesgo de lesión,  llegarás mucho antes a tus objetivos y con seguridad.

Lo que sí es imprescindible es buscar un entrenador personal certificado, ya que lamentablemente, en esta profesión hay mucho intrusismo y entrenadores que dicen ser profesionales que no disponen de la formación adecuada, desconfía de los precios super baratos, la calidad tiene su valor.

Además, recuerda que es un servicio en el que se trata de tu salud, por eso debes ser exigente y valorar en quién dejas esa responsabilidad.

tu futuro entrenador personal

Cómo encontrarás a tu futuro entrenador personal

Las recomendaciones de amigos o familiares son la forma más clara y quizás la más efectiva de encontrar a tu futuro entrenador personal.

Si alguien de tu confianza puede recomendarte algún profesional, este es un buen lugar para comenzar.

Si no conoces a nadie que pueda recomendarte uno, lo que puedes hacer es indagar sobre los profesionales que hay en tu ciudad. Mira sus currículums, sus redes sociales, opiniones de clientes, etc.

Una vez que hayas encontrado un posible cantidato, ya sea a través de referencias personales o búsquedas en línea, el siguiente paso es concretar una cita con el profesional, para que así, podáis determinar la compatibilidad personal, de ahí que te facilitemos 3 preguntas básicas que debes hacer a tu futuro entrenador personal para determinar si es el profesional que necesitas.

¿Cómo podrías ayudarme a lograr mis objetivos?

La respuesta a esta pregunta en ambito general debería ser algo similar a esta: «para ayudarlo a alcanzar sus objetivos, trabajaré con usted de forma global, es decir, combinando un programa de ejercicios acorde a su condición actual y a sus particularidades, combinándolo con asesoramiento y consejo nutricional«.

Esta es una respuesta muy común y acertada si la recibes de un buen profesional, huye de los «milagros» y de las falsas promesas, debe ser una respuesta acorde a la realidad y viable, ya que es muy difícil poder determinar el programa que se utilizará para cada persona ya que debemos conocer cómo se adapta la persona al ejercicio físico e ir combinando métodos de entrenamiento hasta dar con el adecuado, es decir, no es una ciencia exacta.

Realmente, en esa primera toma de contacto, lo que debemos valorar es el «feeling» que sintamos con el profesional, al fin y al cabo, es como un terapeuta, es una persona con la que vas a pasar un tiempo de tú a tú y con quien debes congeniar.

Es un poco como una entrevista de trabajo, todos los candidatos suelen contestar similar pero en su lenguaje no verbal es donde se detecta mucha información que te facilitará las cosas a la hora de elegir a tu futuro entrenador personal.

2. ¿Cuál es tu método de trabajo?

Esta es una pregunta que nos suelen hacer a menudo, y es aquí donde debes centrarte bien en la respuesta del profesional, ya que a través de la información que te facilite podrás comprobar la capacidad de conocimientos y preparación que tiene.

Nuestra forma de contemplar esta respuesta es que no se debe determinar el método de trabajo así a primeras, ya que el profesional no dispone de ciertos datos del cliente, por lo que, a nuestro modo de ver, la respuesta debe ser que no es posible saber qué método se utilizará hasta conocer las características del cliente, sus preferencias, sus particularidades, etc., ciertos datos se facilitan en la valoración inicial pero es posteriormente, cuando ya se han realizado algunas sesiones de entrenamiento, cuando realmente se va conociendo qué método es el adecuado.

Cada cuerpo es un mundo.

3. No me gusta el ejercicio y a veces no tengo voluntad ni motivación, ¿cómo harías para que pudiera mantener ese hábito?

Tampoco hay una respuesta firme en un primer momento, ya que existen diferentes métodos de motivación y no todos son para todo el mundo, por ejemplo:

  • el modo sargento: el entrenador personal se comporta como un sargento dando órdenes desde un enfoque agresivo. Este profesional suele ser más demandado en deportes extremos o de altas exigencias.
  • modo «madre»: el enfoque es más cuidadoso, te mima y te anima a seguir la marcha pero con paciencia infinita. Ideal para personas que empiezan de cero, personas mayores o con alta sensibilidad.
  • el modo «extra profesional»: el entrenador no se implica personalmente, es frío y simplemente te controla que cumplas y la técnica, no te anima y apunta todo en su carpeta que no despega de su mano. Para aquellas personas que no necesitan motivación sino a alguien que simplemente les dirija la rutina de ejercicios.

Obviamente, los profesionales del ejercicio son personas y como tal, cada uno tiene su carácter y su propia personalidad. Lo ideal, sería que fuera un poco de todos los anteriores, y que en cada ocasión saque el rol que corresponda, de esta forma será camaleónico y podrá tratar a cada persona según necesite en cada ocasión.

No todo es el entrenador, debes poner de tu parte

Lo que sí es verdad es que debes poner de tu parte, tener voluntad, seguir las pautas que se te indican y sacar fuerzas a veces de dónde no las hay.

Tu futuro entrenador personal te guiará, te motivará y te acompañará hacia tus objetivos, pero si tú no te dejas ayudar, difícilmente lograrás cambios.

Ya sabes, haz las preguntas adecuadas y explora sabiamente a tu futuro entrenador personal.